Medidas para la regularización y control del empleo sumergido

Autor: Comentar
Comparte este artículo
A primeros de este mes de agosto concluyó el plazo dado por el Gobierno para que los empresarios dieran de alta de forma voluntaria a sus trabajadores irregulares, según reza el Real Decreto-ley 5/2011, de 29 de abril.

Aquellos que hayan hecho “oídos sordos” se exponen a fuertes multas y a perder algún que otro privilegio adquirido.

Medidas_para_la_regularización_control_del_empleo_sumergido

Para regularizar la situación, los empresarios deberán ponerse al corriente con las cotizaciones a la Seguridad Social que han dejado de abonar por esas personas, para lo que podrán acogerse a aplazamientos en el pago.

Deben de haber ofrecido a sus trabajadores un contrato indefinido o temporal, incluidos los de tipo formativo con una duración no inferior a seis meses desde la fecha de alta. En dicho contrato deberá figurar que se acoge al proceso de regularización establecido en el Real Decreto-ley.

A partir del 1 de agosto entró en vigor la segunda fase de la norma que contempla un fuerte incremento de las multas por contratación irregular y que, según el Ejecutivo, en algunos casos puede superar el 300%.

Las sanciones que se contemplan son:

  • Cuando se incumpla la obligación de afiliación y alta en la Seguridad Social, la sanción será de entre 3.126 euros a 10.000 euros.
  • En caso de compatibilizar el trabajo con el cobro de prestaciones de desempleo y otras de la Seguridad Social, la multa ascenderá a 10.001 euros como mínimo y a 187.515 euros como pena máxima.
  • Los empresarios que cometan sanciones graves perderán de forma automática todas las ayudas y bonificaciones logradas en los programas de empleo,  además podrán perder su acceso durante un período máximo de dos años. Asimismo, estarán obligados a devolver las cantidades obtenidas de forma ilegal y las no aplicadas o aplicadas de manera incorrecta.

El nuevo Real-Decreto obliga a los empresarios que contraten o subcontraten una determinada obra o servicio a comprobar, antes del inicio de la actividad, que los trabajadores que las vayan a llevar a cabo estén dados de alta en la Seguridad Social. Si se comete una infracción, ésta se considerará por cada uno de los trabajadores afectados. Quedando exentos de esta exigencia, las familias que contraten la construcción o reparación de su vivienda.

Imagen sujeta a licencia CC de Phil and Pam.

Por:
Etiquetas:
Categorías: Laboral
0 Comentarios Enviar un comentario