>Cosas Legales

Legislación de los detectives privados

Autor: Comentar
Comparte este artículo
 

Vamos a analizar cómo es la legislación sobre los detectives privados. Estos profesionales se encuentran muchas veces en un difuso límite entre lo que es lícito y lo que no. Un detective puede sernos de ayuda en muchos casos, como por ejemplo para buscar a alguien, para conocer porqué nos desaparece dinero, para averiguar quién es el que rompe los retrovisores de los coches en el barrio o quien pinta la fachada de un negocio.

Legislación de los detectives privados

La policía controla el libro de registros que toda empresa o agencia de detectives privados debe tener. En dicho documento se registrarán los datos del que solicita la investigación, el porqué de dicha investigación y los datos de quien va a ser o está siendo investigado.

Funciones de los detectives privados

Las funciones principales de los detectives privados son, según el Reglamento de Seguridad Privada: obtener y otorgar información y pruebas sobre hechos privados o conductas; encargase de la investigación de delitos perseguibles únicamente a instancia de parte por encargo de los legítimos en el proceso penal y vigilar hoteles, ferias, exposiciones o ámbitos similares, así como hechos privados y que afecten a la vida personal, familiar o social, siempre siendo una excepción la que se desarrolle en los hogares y lugares privados.

Funciones de los detectives privados

Y ¿cuál es un espacio privado y cuál público? Un bar, la entrada de un hotel, un cine, la misma calle, los parques… Ojo, que si en el bar o en un restaurante se ha efectuado una reserva, el local deja de ser un espacio público del que sacar información o pruebas. Un detective privado puede fotografiar o grabar imágenes  en cualquier espacio público de los hechos que considere útiles para su investigación.

Lo que sí atenta contra la intimidad es la grabación de una conversación. Para que ésta se legal debe grabarla uno de los implicados, ni siquiera puede grabarla el detective a petición de uno de los integrantes de la conversación.

Por otro lado, solo podemos contratar a un detective privado si tenemos un auténtico interés, es decir, tenemos que tener algún tipo de relación con la persona a investigar. Ya sabemos, la curiosidad mató al gato, así que por cotillear no podemos contratar a un detective.

Relacionado con esto último mira este post: ¿Qué es el derecho a la intimidad, honor y propia imagen?

Fuente de imágenes: Flickr, Paurian y Babbel

Por:
Etiquetas:
Categorías: General