Todas las enfermedades que justifican la incapacidad permanente

0 comentarios
enfermedades incapacidad permanente
adm834ha
viernes, 14 julio, 2023

Hay circunstancias en las que un trabajador, sea por una enfermedad o un accidente, no puede seguir desarrollando su actividad laboral como tal. Esto es lo que lleva a sufrir una incapacidad, y es también lo que provoca que haya que acudir al Estado para poder recibir una compensación económica.

¿De qué tipo? ¿De qué depende? Aquí vamos a ver todo lo que tiene que ver con la incapacidad permanente, los grados que hay, las prestaciones que se obtienen y las enfermedades por las que se puede y debe solicitar.

¿Qué es la incapacidad laboral permanente?

Cuando se habla de incapacidad permanente, a lo que se hace referencia en realidad es a la prestación económica que se ofrece a las personas trabajadoras cuando sufren una serie de limitaciones anatómicas y/o funcionales graves que les impiden desarrollar su actividad profesional como deberían. Estas limitaciones son definitivas y sin margen de mejora, lo que implica que las personas afectadas sufren una fuerte disminución en su capacidad a nivel laboral.

La pensión en cuestión es de tipo contributivo, es decir, ligada a la cotización en la Seguridad Social. Su cuantía y su duración dependen del tipo de incapacidad, que va ligada a varios aspectos entre los que hay que destacar los diferentes Tipos de Enfermedades para Incapacidad Permanente, de los que hablaremos más adelante.

Requisitos para solicitarla

No todas las personas pueden solicitar una incapacidad permanente, y es que hay otros aspectos a tener en cuenta además de esa limitación de las capacidades laborales que hemos mencionado antes. Estos son los requisitos que se deben cumplir:

  • Haber cotizado durante un tiempo determinado en la Seguridad Social (Régimen General, Régimen Especial de Trabajadores Autónomos u otros)
  • Cumplir los requisitos de cotización, determinados en base al grado de incapacidad permanente al que se quiera optar
Tipos de Incapacidad Permanente

Tipos de Incapacidad Permanente

Como acabamos de ver, se establecen diferentes requisitos de cotización en base al tipo de Incapacidad Permanente que se vaya a solicitar. Vamos a ver los grados y categorías que hay y, también, las prestaciones que se otorgan en cada caso:

Incapacidad permanente parcial

Es la que se aplica cuando el trabajador sufre un problema que limita su rendimiento en un 33% o más. En este caso, la prestación obtenida es una indemnización cuyo valor es equivalente a 24 mensualidades de la base reguladora que este tuviera en el desarrollo de su actividad. No se abona de manera mensual, como sí sucede con las prestaciones de verdad, sino que se concentra en un único pago. De este modo, por ejemplo, un trabajador con 42 años y una base reguladora de 1.800 € recibiría una cuantía de 43.200 € (resultado de multiplicar dicha base por 24 meses).

Incapacidad permanente total

Cuando se habla de una Incapacidad Permanente Total, el trabajador cuenta con una limitación tal que lo inhabilita de su profesión. Es posible que pueda desempeñar otras actividades profesionales, pero no la que estuviera desarrollando a la hora de declararse dicha incapacidad. En este caso, la prestación recibida es una pensión que se mueve entre el 55% y el 75% de la base reguladora que tuviera, y que es de carácter vitalicio. El porcentaje aplicado depende de la edad del trabajador. Con menos de 55 años, es el 55%; al superar dicha edad, se pasa al 75%.

Incapacidad permanente absoluta

La Incapacidad Permanente Absoluta es el siguiente grado, en el que el trabajador no puede llevar a cabo ninguna profesión. En este caso, se obtiene una pensión vitalicia por un valor del 100% de la base reguladora que tuviera cuando sí podía desarrollar su actividad profesional.

Gran Invalidez

El último grado de la incapacidad permanente es la Gran Invalidez. Esta se declara cuando la persona sufre una pérdida funcional o anatómica por la que necesita ayuda de un tercero para llevar a cabo actos básicos. Esta prestación es una pensión vitalicia con un valor del 100% de la base reguladora, a la que hay que añadir un complemento del 45% de la base mínima de cotización cuando tuvo lugar el hecho que causó la invalidez, más un 30% de la última base de cotización que tuviera.

Tipos de enfermedades para la Incapacidad Permanente

A continuación, vamos a ver los diferentes tipos de enfermedades que son válidas a la hora de solicitar una Incapacidad Laboral Permanente. Dentro de cada categoría, veremos algunas de las más importantes, aunque siempre es aconsejable acudir a un especialista en salud y el ámbito laboral para saber de qué derechos dispones en tu caso y si es posible que puedas solicitar dicha incapacidad:

Enfermedades cardiovasculares

  • Insuficiencia cardíaca
  • Arritmias
  • Cardiopatía isquémica

Enfermedades digestivas

  • Enfermedad de Crohn
  • Colitis ulcerosa
  • Cirrosis
  • Celiaquía grave

Enfermedades endocrinas

  • Diabetes aguda
  • Hipotiroidismo grave
  • Hipertiroidismo grave

Enfermedades inmunológicas

  • Artritris reumatoide severa
  • Esclerodermia
  • Lupus

Enfermedades mentales / psiquiátricas

  • Esquizofrenia
  • Trastorno bipolar
  • Depresión grave
  • Trastorno del Espectro Autista (TEA)

Enfermedades musculoesqueléticas

  • Artritis reumatoide
  • Espondilits anquilosante
  • Osteoporosis severa
  • Osteoartritis

Enfermedades neurológicas

  • Esclerosis múltiple
  • Ictus
  • Parkinson
  • Alzheimer
  • Parálisis cerebral

Enfermedades oncológicas

  • Todos los cánceres en estadios avanzados

Enfermedades renales

  • Enfermedad renal poliquística
  • Síndrome nefrótico grave
  • Insuficiencia renal crónica

Enfermedades respiratorias

  • Asma grave
  • Fibrosis pulmonar
  • Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica (EPOC)

Contenidos relacionados

No se ha encontrado ninguno

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *