Subarrendar una vivienda

Autor: Comentar
Comparte este artículo
El subarriendo se produce cuando un inquilino alquila parte de la casa a otras personas. ¿Se trata de una práctica legal? La actual Ley de Arrendamientos Urbanos prohíbe el subarriendo total de la vivienda alquilada, pero un inquilino, puede subarrendar parte de su vivienda a un tercero. Aunque siempre requiere que el propietario haya dado su consentimiento expreso y por escrito. Además, el precio no podrá exceder el costo del que corresponda a la renta del mismo inmueble.

Se alquila


En este sentido, el dueño debe tomar una serie de precauciones como por ejemplo identificar a la persona, la permanencia de los subarrendados, conocer el precio, así como la duración.

El subarrendatario puede utilizar esa parte de la vivienda para vivir en ella. De esta forma, el contrato se regiría por las mismas normas legales que regulan el contrato normal de arrendamiento de la vivienda. Aunque también puede destinarla a otras finalidades. En este supuesto, el contrato se regirá por lo que las distintas partes acuerden.

La extinción del contrato de arrendamiento supone la extinción del contrato de subarriendo. En cuanto a la duración, el derecho del subarrendatario terminará con cada subalquilado y cada vez que el inquilino quiera subalquilar la casa deberá pedir de nuevo permiso al propietario.

Por otro lado, si en el contrato se especifica que está prohibido este tipo de acuerdo y, a pesar de ello, el inquilino alquilase a terceros, el propietario tiene derecho a terminar el contrato. Sin embargo, esta práctica es muy difícil de detectar. Se produce, sobre todo, en las grandes ciudades, en las que el precio de los alquileres es más elevado.

Por todo ello, para evitar malos entendidos es mejor mantener una buena comunicación con el propietario y si se pretende arrendar una habitación del piso que alquilamos, es siempre mejor hacer las cosas según la ley.

Por:
Etiquetas:
Categorías: Inmobiliario
0 Comentarios Enviar un comentario