Requisitos para protegerte de los impagos de alquileres

Autor: Comentar
Comparte este artículo

Uno de los principales miedos que tienen los arrendadores de piso, es el impago de alquileres. Este es uno de los problemas más habituales. El arrendatario alquila el piso y no lleva a cabo la formalización del pago. Los continuos retrasos en la justicia y el tener ocupado un piso por una persona que no paga en lugar de otra que podría haber estado pagando, pueden llegar a originar grandes pérdidas a los propietarios.

Cómo asegurar el cobro del alquiler

Si tienes algún piso en alquiler, te resultará interesante encontrar aquí más información sobre seguros de impago. Como más vale prevenir que curar, vamos a dejarte detalladas algunas fórmulas que puedes utilizar como arrendador, para garantizar el cobro del alquiler por tus pisos.

Contar con un seguro privado

Finalmente, son muchas las empresas de seguros privados que ofrecen este tipo de clausulas para los arrendadores. Como si de un seguro del hogar se tratase, básicamente lo que se contrata es un seguro que tiene como objeto el abonar el dinero del alquiler que no ha llegado a pagar el inquilino.

La popularidad de estos seguros se ha ido incrementando con el tiempo como medida de seguridad y es habitual encontrarlos en compañías de lo más conocidas como DAS.

Solicitar un aval

De la misma forma que hacen los bancos con aquellas personas a las que prestan dinero, un arrendador puede establecer en el contrato una cláusula con el inquilino en la que incluya un aval personal. Llegado el momento del pago, si el inquilino en cuestión no paga el alquiler, se podrá reclamar el dinero al aval.

A pesar de esto, debemos tener en cuenta también a quien se elige como aval, ya que no sería la primera vez que el avalista tampoco procede al pago de la deuda, por lo que volveríamos a tener el mismo problema a pesar de que la persona sea diferente.

Aval bancario

Este se trata de un mecanismo mucho más seguro que el anterior, ya que el banco siempre paga. Dentro del contrato, podemos exigir al inquilino que tome a un banco como aval. Esta práctica resulta un poco más incómoda para el inquilino. Como te puedes imaginar, el banco no se va a quedar sin cobrar el dinero en el caso de que tenga que avalar al inquilino, por lo que resulta habitual que exija un depósito al inquilino por la cantidad que este va a avalar para encontrarse protegido ante esta situación.

Este desembolso habitualmente no es recibido por buen agrado por parte del inquilino, pero desde luego, se trata de la fórmula más segura por la que puede optar un arrendador de pisos.

En definitiva, tenemos varias opciones en donde poder elegir para asegurarnos el pago del alquiler de nuestro piso. Si dudas de la solvencia de la persona a la que se lo estás alquilando o simplemente no quieres llevarte sorpresas desagradables a final de mes, optar por cualquiera de estas opciones es garantía de seguridad para el futuro.

Por:
Etiquetas:
Categorías: Inmobiliario
0 Comentarios Enviar un comentario


    Utilizamos cookies de terceros para generar estadísticas de audiencia y mostrar publicidad personalizada analizando tu navegación. Para poder seguir navegando necesitamos que aceptes su uso. más información

    Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

    Cerrar