>Cosas Legales

Qué tener en cuenta antes de firmar un contrato de alquiler

Autor: Comentar
Comparte este artículo
Si vas a firmar un contrato de alquiler,  deberás de negociar las condiciones de manera que sean lo más beneficiosa para ti, las cuáles se aplicarán durante todo el tiempo que vivas en la vivienda  como inquilino.

¿Qué saber antes de firmar un contrato de alquiler?

Es preciso qué antes de firmar el contrato te asesores bien, para que luego no surjan discrepancias, pero si las hubiera deberán de resolverse en base a lo pactado en el contrato.

Qué debes de saber antes de firmar un contrato de alquiler

Lee con atención las siguientes recomendaciones:

Uno de los puntos más importantes es el precio, que puede ser o no negociable, todo dependerá de la prisa que tenga el propietario por finalizar la operación o por  la cantidad de interesados que haya en la casa; por ello en muchas ocasiones será viable el realizar una contraoferta, pero siempre dentro de un rango de precios razonable.

En lo que se refiere en la actualidad a la duración del contrato, deberá quedar reflejada en el contrato de la vivienda, y la duración será la que se pacte libremente entre ambas partes, si la duración es menor de tres años el inquilino tiene derecho a prorrogar el contrato hasta los tres años.

Una vez transcurridos los tres años, si no se notifica con al treinta días de antelación a la fecha del vencimiento, la voluntad de no renovarlo, entonces el contrato se prorrogará durante un año más. Una vez transcurrido ese cuarto año, si las partes no comunican nada la relación entra en tácita reconducción.

El inquilino deberá de tener en cuenta que pueda existir la posibilidad de que el propietario necesite la vivienda para uso personal, pero en este caso el contrato deberá de contener una cláusula que incluya esta posibilidad.

Otro punto importante a tener en cuenta es que la ley permite que, además de la fianza por importe de una mensualidad, ambas partes pacten la imposición de cualquier otro tipo de garantía adicional por parte del arrendatario, como es el pago de una o varias mensualidades o la constitución de un aval bancario por parte del inquilino para prevenir el impago de la renta, pero en la mayoría de las ocasiones supone un desembolso inicial, que no se puede asumir si no se dispone de ahorros. Se puede negociar la contratación de un seguro de impago de alquiler, que suele ser más económico e igual de seguro para el arrendador.

 

 

 

 

Por:
Etiquetas:
Categorías: Inmobiliario
0 Comentarios Enviar un comentario


    Utilizamos cookies de terceros para generar estadísticas de audiencia y mostrar publicidad personalizada analizando tu navegación. Para poder seguir navegando necesitamos que aceptes su uso. más información

    Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

    Cerrar