¿Cómo librarme de mi tarjeta revolving?

Autor: Comentar
Comparte este artículo

Las tarjetas revolving han sido consideradas recientemente como usura. Si cuentas con una tarjeta revolving y estás harto de pagar sus intereses, ha llegado el momento de dar de baja esta tarjeta y reclamar al banco lo que es tuyo. Las tarjetas revolving en su día resultaron ser un producto de lo más popular por la forma que tenían de incentivar el consumo.

¿Cómo librarme de mi tarjeta revolving?

El funcionamiento de las tarjetas revolving era sencillo, te permitía comprar cómodamente a plazos para luego después ir pagando intereses. El problema se produce cuando estos intereses se empezaban a acumular, algo que pasaba por la propia naturaleza y condiciones de las tarjetas revolving.

En este caso, muchos de los usuarios de estas tarjetas se encontraban continuamente pagando intereses, llegando a superar en algunos casos el 25% TAE que ha sido el principal aspecto que ha servido para catalogar a las tarjetas revolving como usura. Gracias a la ley de 23 de julio de 1908 ahora los afectados por estas tarjetas tienen la oportunidad de librarse finalmente de ellas.

Diferentes vías para reclamar la tarjeta revolving

A la hora de reclamar por tu tarjeta revolving lo puedes hacer de varias formas. En primer lugar, puedes utilizar la vía de la ley de usura. A través de esta ley, con tu abogado puedes llegar a recuperar el dinero que has perdido pagando intereses.

Otra de las formas más populares para poder reclamar esta tarjeta es la vía extrajudicial. Recuerda que existe jurisprudencia en lo que respecta a estas tarjetas y esto es algo que los bancos lo saben. De esta forma, el banco sabe que si se sienta en un juicio tras una reclamación en base a la ley de la usura anteriormente citada es poco probable que gane. Debido a esto, además de tener que acabar devolviendo los intereses e indemnizar al cliente, acabará pagando las costas del juicio por lo que todavía le saldría mucho más cara la pérdida.

Un buen abogado es la mejor solución para la reclamación

Precisamente por este motivo el banco suele negociar con el cliente la forma para acabar resolviendo esta tarjeta revolving. En esta negociación te recomendamos que cuentes con un buen abogado. De la misma forma que es fundamental la figura de un buen abogado si decides reclamar la tarjeta revolving a través de la ley de la usura, a la hora de negociar también es recomendado contar con un abogado que pueda defender tus intereses.

Esta reclamación de tarjetas revolving se ha vuelto tan popular que existen muchos despachos de abogados que únicamente van a cobrar si la reclamación de dichas tarjetas es exitosa. Contar con un buen abogado te permitirá lograr un mejor acuerdo, lo que es fundamental para tus intereses.

A pesar de que prácticamente la totalidad de las reclamaciones estén siendo exitosas, es importante que sepas que ningún banco está anulando estas tarjetas ni devolviendo los intereses por iniciativa propia. Esto quiere decir que tienes que tomar cartas en el asunto y resolverlo desde ya si realmente quieres acabar con todos los problemas que pueda originar tu tarjeta revolving.

Por:
Etiquetas:
Categorías: Asesoría jurídica
0 Comentarios Enviar un comentario